22 de septiembre de 2022

BRAIN DAMAGE (1988, EEUU)

 

"Cuidado con lo que te ofrecen por ahí"

La película de la que vengo a hablar hoy, es de esas que hoy día son casi imposibles de hacer. Hay libertad en los tiempos que corren, pero no cabe duda que todo en el momento en el que vivimos es muy susceptible de que moleste a un y mil colectivos. Por lo tanto hemos pasado de la libertad, a que todo cristo se ofenda por cualquier cosa. Parece que ya no hay humor, ni termino medio. En fin, que es lo que hay, y la cosa no tiene pinta de llegar a aclararse por el momento. Esta cinta que traigo hoy, lleva por nombre "Brain Damage", una comedia con tintes de ciencia ficción y de terror. Viene dirigida por Frank Henenlotter. Este hombre hizo su debut con Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano) (1982). Hasta seis años después no rodó este film del que hablamos en esta ocasión, y dos años más tarde rodó, la popular también, Frankenputa (1990). Como vemos, un director cuyo sentido del humor está en primera línea, pero también con cierta mano para retratar asuntos candentes de la época. Pues con esta cinta de hoy, el tema de las drogas de diseño por ejemplo. 

¿Pero de que diablos va esta película?, bueno, tenemos la historia de un chico que vive con su hermano. A este se le aparece un extraño ser (que parece una especie de sanguijuela fálica), que se escapa de una pareja de ancianos de su mismo edificio, estos la tenían en la bañera con agua, (a saber de donde la sacaron, y cuanto tiempo hacía que la tenían). Este ser, se apoderará de la vida de este joven (Brian), inyectándole periódicamente una especie de droga azul en la base de la cabeza. El joven se vuelve adicto por sus efectos, pero esa extraña criatura quiere algo a cambio, cerebros. 

El actor principal es Rick Hearst, que poco ha hecho, una cinta llamada Cruzando la línea (1990) y sale también en Warlock 3 (1999). Junto a él, Gordon MacDonald y Jennifer Lowry. La película es un divertimento tan ácido como pasado de vueltas. El director creó una especie de híbrido que mezcla el cine de extraterrestres, la comedia adolescente y momentos de gore. Lo mejor de la propuesta de "Brain Damage" es esa libertad que se le ve en casi cada plano, una película que rezuma frescura y mucho despiporre. Como decía al inicio de la crítica, la visión ácida que hace su director sobre el uso de las drogas de diseño está muy presente, tanto en el comportamiento que se aprecia en su protagonista, como en la gente que le rodea y trata de ayudarlo. Una divertida y gamberra propuesta, que no es muy popular, pero que sin duda puede gustar a quienes disfrutamos con esta clase de films hoy día ya extintos, y que poblaban las estanterías de los videoclubs. Ideal para dejarse llevar por esta clase de cine que ya no volverá.

Terror: 5
Ciencia ficción: 6
Efectos especiales/digitales: 7
Animación: 0
Violencia: 7
Sexo: 3
Humor: 7
Drama: 4
Reparto: 6

Puntuación general: 6.5/10


2 comentarios:

  1. Es verdad, es muy de cine club este tipo de películas. Difíciles de ver hoy en día te digo ja. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta lo de divertida y gamberra y sobre todo la libertad creativa que quizás la autocensura de hoy impida este tipo de creaciones de las que aún quedan algunos reductos no comerciales y que proyectan en alguna sección de Sitges.
    Saludos, Víctor.

    ResponderEliminar