4 de junio de 2020

STAR CRASH:choque de galaxias (1978)

Cuando el arte de copiar no era signo de vergüenza
Que tras el estreno de "Las Guerras de las Galaxias"(1977). El cine de ciencia ficción cambio, es algo que no se le escapa a nadie. Y que los italianos son los más descarados, bizarros y pasados de vueltas a la hora de copiar estilos cinematográficos también. Pues si juntamos todo eso, tenemos la locura que traigo hoy a esta sección que tanto me gusta.
En 1978 se estrenaba una de las más bizarras space operas de la historia del cine. Lo curioso es que ellos mismos intentaron hacer una película seria. Y claro, algo se les escapó de las manos por el camino. "STAR CRASH" fue dirigida por Luigi Cozzi(bajo el seudónimo de Lewis Coates). Entre el reparto se encuentra gente como Christopher Plummer, Joe Spinell, un jovencísimo David Hasselford, Nadia Cassini. O lo mejor de todo el film, la presencia de la espectacular Caroline Munro. Hablar del guion no tiene sentido. Un despropósito absoluto, que con cada minuto que transcurre de metraje. Se inunda más,  con lo que se nos muestra en pantalla a cargo de su director. A los italianos le importaba un carajo que se viera las copias descaradas que hacían de los films que plagiaban. Asi tenemos a un androide haciendo de C3PO. O al villano en cuestión, descaradamente inspirado en Dark Vader. Ahí no termina la cosa. Este film cuenta en la banda sonora con la participación de John Barry. El cual jamás pensó que su música acabaría en tan semejante bodrio cinematográfico. Otras lindezas son secuencias copiadas directamente de películas como Jason y los argonautas. Con el gigante peleando contra nuestros protagonistas. La cutrez en el vestuario, decorados y todo el montaje es para alucinar. Una mezcla de papel de aluminio y colores chillones.
El film es aburrido en casi todas sus fases. Con una trama que parece ideada por una mente de un niño de diez años. Lo que choca es que la cinta tuvo un éxito más que evidente. Eso quizás por la inocencia que había en los espectadores de aquellos tiempos. Con muchas ganas de ver cosas nuevas y espectaculares en una pantalla grande.
Y llegados a esta altura, os estaréis preguntando para qué carajo entonces trae este hombre un film tan decadente he insípido como este. Pues porque con todo el desastre que engendra dicho film. Hay un aspecto tan ridiculo en ella. Que la hace un producto ideal para una tarde de cine bizarro. Perfecto para compartir con una bolsa de frutos secos y una bebida fresca. No hay que buscar más nada en esta cinta de explotación. No se sabe a propósito de que, esta "Star Crash" ha dejado tanta huella en mucha gente. No le voy a negar ese encanto que rezuma en ella, (o tal vez sin la presencia de Caroline Munro) hoy no sería casi recordada
Trás este film llegaron muchos más con la misma intención de seguir explotando los logros de la película de George Lucas. Ahí están Los siete magníficos del espacio (1980) o Galaxina (1980), son una muestra de ello. Ninguna es tan recordada como la protagonista de hoy. 








A favor:su descarada copia y Caroline Munro

En contra:todo lo demás


Puntuación general: 4/10

31 de mayo de 2020

EL DEMONIO DEL DESIERTO (1992)

Algo vaga por el desierto en busca de carne
Lo primero que uno tendría que decir es nombrar al director que está tras esta película, un tipo particular y bastante escurridizo. Estoy hablando de Richard Stanley, nacido en en Sudáfrica. Amante de la brujería y el esoterismo, junto a leyendas y demás folklore  de cosas desconocidas. Eso le da un toque especial a su figura, juntoa su eterno sombrero de ala ancha. Quizás se le recuerda más por ser el impulsor de la tercera adaptación del libro de H. G. Wells La isla del Dr. Moreau. Que se convirtió en toda una odisea de producción con un y mil problemas. El empezó la película, pero New Line Cinema lo terminó despidiendo por no querer dar su brazo a torcer y retocar algunas partes del guión, escenas escabrosas y retorcidas que le habrían hecho seguramente mejor de lo que al final salió. La terminó John Frankenheimer, con mano dura sobre casi todo el staff del film. Pero eso es otra historia, Antes de que se le propusiera dirigir esa película, Richard Stanley realizó su segundo largo en 1992 bajo el título de "El demonio del desierto". Venía de debutar en 1990 con una muy buena película de bajo presupuesto llamada Hardware, ciencia ficción mezclada con terror y thriller, que merece ser tenida en cuenta para mi. Ahora con su nuevo film se adentraba en ofrecer una cinta donde el aroma a western se funde junto al paisaje con el terror. La historia nos cuenta como por el desierto de Namib (entre Namibia y Sudáfrica) vaga un hombre con un atuendo salido de alguna cinta de spaguetti western. Mientras tanto una mujer huye de su marido,  A su vez una serie de horribles asesinatos tienen a la policía en jaque. Y hasta ahí puedo leer (como diría Mayra Gómez Kemp en Un. dos , tres). No se puede desvelar más pues sería fastidiar un desarrollo complejo que es mejor descubrir mientras uno va siguiendo la trama.
Robert John Burke es Dust Devil, Chelsea Field es Wendy Robinson, ambos son la pareja protagonista por la que discurre la historia. Tienen una fuerte presencia escénica, aunque personalmente me parece que ella está mejor en saber sacar a su personaje más aristas. Lo que podemos apreciar claramente desde un principio es la estética que puede hacernos recordar al universo de Clive Barker (Hellraiser), pues la película se adentra en mostrar sueños  y pesadillas macabras, donde varios personajes del film son llevados por el guión. Asistimos a una road movie polvorienta, donde lo del más allá se une a la fantasía y pesadillas dantescas, el terror y la carrera por saber que es lo que va dejando esa ristra de cadáveres por el país. Algunas escenas no esconden en mostrar delicados bocados de pasajes lisérgicos mientras el calor del desierto inciden sobre los personajes. 
Los efectos de maquillaje están realmente muy logrados, dotando a "El demonio del desierto" de un acabado de primera categoría. La fotografía áspera, con ese color amarillento que realza el paisaje arenoso le confieren todo el poderío necesario que requiere la historia, realizada por Steven Chivers. Quizás el guión escrito por el propio Richard Stanley se puede hacer algo confuso y tosco, que una mejor disección de su trama habría ganado en ligereza de lo que se quiere contar. Es de esas películas que la mente de su director se nos escapa un poco a los de fuera, donde el viaje se hace algo pedregoso en un primer visionado. Mencionar que la bso es fantástica, firmada por Simon Boswell, con elementos de western y pasajes oscuros. Estamos pues ante una cinta bastante peculiar, que tampoco se olvida de tratar ciertos asuntos raciales de por medio. Un film que ha ido cogiendo adeptos poco a poco, una pequeña joya oscura y misteriosa que puede haceros pasar un buen rato. 

A favor: su puesta en escena, la mezcla de géneros y un aroma muy especial

En contra: guión algo confuso y falta de ser algo más ligera por momentos


Puntuación general: 6/10

29 de mayo de 2020

CAZADOR BLANCO, CORAZÓN NEGRO (1990)

Un viaje al corazón de un rodaje caprichoso
Clint Eastwood venía de hacer (solo como actor) El cadillac rosa (1989), dirigida por Buddy Van Horn. Comedia bastante mediocre que nunca ha terminado de gustarme. Pero a Clint nunca le ha gustado dormirse en los laureles, así al año siguiente dirige y protagoniza "Cazador blanco, corazón negro". Este film está basado en una novela que escribió Peter Viertel. Este hombre tuvo la suerte o desgracia (vete tu a saber), de estar presente durante el rodaje de La reina de África (1951), la mítica película que dirigió John Huston, siguiendo al director durante toda la filmación. Recordemos que Huston no quiso seguir los planteamientos que le quería imponer la productora de rodar en el estudio, y al final se salió con la suya. El rodaje se llevó a cabo en los espacios naturales africanos, pues el estaba más centrado en poder ir a cazar un elefante que centrarse en la película en si. Pues bien, aquí Eastwood nos cuenta exactamente eso, sus vivencias en suelo de la desconocida África (concretamente se rodó en Zimbabwe) de aquellos años, su preparación del film y sobretodo sus correrías como cazador en busca del gran elefante blanco. 
Junto al propio Eastwood, la película cuenta en el reparto con Jeff Fahey, George Dzundza, Marisa Berenson, Charlotte Cornwell y Norman Lumsden entre otros. Quién se come la pantalla casi absoluta es el personaje de Eastwood (nada extraño), pero aquí tiene una verborrea casi constante, con frases lapidarias en las que no puedes dejar de mirarlo cada vez que aparece en escena. El paisaje que envuelve "Cazador blanco, corazón negro" se compenetra perfectamente con la historia, y gran parte de la culpa la tiene el director de fotografía Jack N. Green, que venía trabajando con el desde hacía unos años. Clint Eastwood también tuvo sus problemas con la productora en el rodaje de una escena del film, concretamente la del barco que pone a prueba el director para ver de que pasta está hecha la embarcación. 
La productora intentaba convencer a Eastwood que rodara la escena en el estudio, pero el no solo no hizo caso, también fue el quién estuvo al mando del timón durante la escena. "Cazador blanco, corazón negro" es una película que pertenece a esa etiqueta de "cine dentro del cine", que se desenvuelve con precisión durante sus casi dos horas. El ritmo de la película no decae, siempre entre buenas frases que hacen mantener nuestro interés, junto a algunas escenas de acción en plena sabana. El film recibió en general muy buenas críticas, incluyendo varias nominaciones en diferentes festivales. Siempre la he considerado como una de sus mejores películas tanto en el plano actoral como de las que ha dirigido. Un trabajo sobrio, que se despoja de artificios, una entretenida y por momentos brillante película de aventuras, que cuenta con una banda sonora a destacar conducida por Lennie Niehaus. Por desgracia creo que el público en general se ha olvidado desde hace mucho tiempo de esta obra. Y que yo recomiendo ver por primera vez o recuperar en la filmografía de este señor que cumple ahora el próximo 31 de este mes 90 años. 

A favor: los diálogos, su interpretación y la historia en si

En contra: secundarios algo desaprovechados


(trailer)

Puntuación general: 8/10

27 de mayo de 2020

ENSALADA DE CÓMICS

Vamos con otra tanda de lectura comiquera que he podido hacer en las últimas semanas.

Este Preferencias del sistema acaba de ver la luz recientemente. El autor completo de la obra es Ugo Bienvenu, que se destapa aquí con un relato futurista donde el mundo a colapsado para retener información, por lo que hay un comité que decide que preservar o borrar. Me parece muy interesante, aunque tiene mejor inicio que final. 3/5



La obra de Warren Ellis al guión junto a John Cassaday y Jerry Ordway al dibujo es por derecho propio una de las grandes obras a incluir en cualquier lista. Investigadores que buscan enigmas en la historia. Este segundo y último tomo está al mismo nivel del primero. Una joya para adentrarse y tener un viaje alucinante. 5/5





Este segundo tomo integral sigue lo acontecido en Soldado de Invierno. Ed Brubaker sigue en plena forma con un gran guión. Aquí se nos presenta también el preludio a la batalla de Civil War. Un gran tomo que me ha entretenido una barbaridad. 4/5






El segundo y último tomo de Shadowman está un poco por debajo del primero. Vudú y magia negra son las tramas que sigue a Jack Boniface, aquí la lucha se mantiene por controlar las fuerzas del mal. Muy entretenido, pero le falta algo de más profundidad. 3/5











Y eso es todo por este mes, por suerte ya las librerías han vuelto a abrir, y las novedades irán llegando. El mes que viene más pero no aseguro que mejor. 

25 de mayo de 2020

HALT AND CATCH FIRE (2014-2017)

Un drama entre ordenadores y la vida misma
Si tuviera que decir que serie es la que más me ha gustado que haya visto en los últimos años, sin pensarlo esta estaría entre mis favoritas. Desde su concepción, desarrollo de personajes, trama y guión, "Halt and Catch fire" acumula todo eso con una precisión casi milimétrica. Producida por AMC, se podría decir que la serie es uno de los mejores secretos que encierra la ficción televisiva, eso puede ser bueno o malo, eso ya es como se mire. Si lo hacemos desde el punto de vista mediático y su inclinación hacia premios o nominaciones, la cosa se ha quedado muy coja. Por otro lado la nula visibilidad de la que ha gozado, parece que poco a poco se va instaurando entre esas series que hay que ver, subiendo los escalones en cuanto a prestigio. La serie nos sitúa a principios de los años 80, donde el auge de la informática va creciendo a pasos agigantados. En un viaje hasta mitad de los 90, conoceremos como cuatro personas unidas en un mismo sueño, quieren llevar su visión de hacer de la informática un instrumento básico para el ciudadano. Llevando sus posibilidades que van desarrollando hasta que el ordenador se convierta en un electrodoméstico más de la casa. Durante ese viaje asistiremos a inventos y perfeccionamiento de microchips, procesadores, gráficos, interfaces etc. 
El elenco principal que da vida a la serie son Lee Pace, Scoot McNairy, Mackenzie Davis y  Kerry Bishé. Actores bastantes desconocidos por aquel entonces. Junto a ellos otros dan forma al mundo en el que se mueven, Toby Huss o Annabeth Gish. Los roles están muy bien definidos para que cada uno tenga su espacio. Un visionario que puede venderte cualquier cosa que no necesites, un informático siempre intentado crear algo mejor que lo anterior, una ingeniera madre de familia y una programadora algo alocada pero muy dedicada a su trabajo. Todos en el transcurso de las cuatro temporadas y los cuarenta episodios que conforman la serie pasarán por alegrías y penas que harán que sus personajes crezcan y avancen con una muy buena disección por parte del guión.
Todo está muy estructurado para poder ver como junto a los personajes podemos asistir a la creación de ese mundo tecnológico en el que están inmersos. Desde como un ordenador de tamaño considerable, es reducido a los pc personales de hoy, el auge de los juegos y la llegada de internet. Pero no hay que pensar que estamos ante una serie para obsesos de los bits y cerebritos de ese mundo. "Halt and catch fire" es ante todo un drama, construido sobre sus personajes. La relación que se establece entre ellos y sus aspiraciones laborales son el alma de la serie. Diríamos que entre ellos se alimentan para competir entre si mismos y el mundo que gira a su alrededor. La competitividad de un área en auge que se muestra despiadada y voraz con los que no avancen en esta profesión.
Otro aspecto que destaca es su sensacional música de cabecera  de la mano de Paul Haslinger, junto a una banda sonora que mezcla estilos como el punk rock, synth-pop o new wave. Su fotografía delicada  a cargo de Nelson Cragg Evans Brown y Jeff Jur es maravillosa. Tendría que ponerle algún pero a esta serie, pero realmente no le veo casi ninguna, desde luego no es perfecta, ese es quizás su "pero", Lo que tengo claro es que es de esas series que ya no olvidas, se te queda clavado en la memoria y eso se debe a lo bien trabajada que está en todos o casi los sentidos. 

A favor: prácticamente todo

En contra: quizás un toque más ligero en algún momento 


Puntuación general: 9/10

22 de mayo de 2020

Relato Corto: BOSQUE EN LLAMAS


                                                               BOSQUE EN LLAMAS


La bicicleta lo dejó tirado en medio del bosque. Sus 11 años eran todavía un escaso bagaje para demostrar su hombría. El sol ya se ponía al otro lado de la colina. Recordaba ahora las palabras de su madre “lleva siempre el fuelle en la bici”. De nada le servía ya lamentarse. Sus miedos más infantiles salían ya a la superficie. Cada vez hacía más frío, y la niebla pronto haría acto de presencia. Las copas de los árboles emitían sonidos extraños, y sus retorcidas ramas formaban figuras fantasmagóricas en su cerebro. Todo alrededor se fue oscureciendo tan rápidamente, mientras sus temores galopaban en pos de la victoria. Se puso los auriculares para acallar aquellos sonidos que alimentaban su aprensión. Su corazón a ritmo del compás uno, dos, se fue calmando. Ahora parecía tener el control de la situación. Todo a su alrededor se fue desvaneciendo. Entrando en una especie de trance sideral. Sus músculos se relajaron, su cuerpo calló en un letargo agradable. Tan pronto como notó que algo le rozaba su mejilla, haciendo saltar su adrenalina tan rápidamente como un coche de carreras en una curva peligrosa. Abrió sus ojos como platos, y ante el vio a la señorita Parker. Unas risas invadieron su entorno. Mientras volvía a la realidad de la clase b de sexto curso.

20 de mayo de 2020

UN MONSTRUO EN PARÍS (2011)

Una aventura entre el miedo y el amor
Estamos en París, la ciudad de las luces, la ciudad del amor, eso dicen. El paraíso para las parejas, la luna, el Sena. Bueno, todo muy bonito, ¿pero qué pasa si un monstruo tiene en vilo a toda la ciudad?. Hay mucha animación ahí fuera lejos de las garras de Pixar-Disney que merece un hueco. Ya con el anime bien asentado en territorio occidental, ya va siendo hora de que otro estilo y forma de animación vaya cogiendo su lugar. Francia desde luego es de los que mejor saben apostar por ello. "Un monstruo en París" es uno de esos ejemplos. Nos situamos en 1910, el río Sena se ha desbordado, un chico aficionado a la fotografía y al cine se verá envuelto en una gran aventura cuando conoce a un peculiar y alocado hombre, que se dedica a hacer repartos con su camión. Por un desgraciado incidente, entre ambos crean un monstruo que sembrará el terror en las calles de París. A partir de aquí junto a una bella cantante y una taquillera de un cine, asistiremos a la aventura de dar con ese ser creado sin intención.
La película la dirige Bibo Bergeron, que también escribe el guión junto a Stéphane Kazandjian. Director que había realizado previamente otras como La ruta hacia el Dorado (2000) y El espantatiburones (2004). La película bebe claramente de obras claves como Frankenstein o El fantasma de la ópera, donde el ser creado debe sobrevivir en un mundo cruel. Los personajes están bien diseñados en cuanto a su carácter, sobretodo en los dos protagonistas masculinos. Donde uno es tímido y temeroso, el otro es descarado y valiente, aunque claro, siempre pasándose un poco de lo aconsejable. Asistimos a una gincana de pruebas que deben de pasar en la búsqueda de la criatura, sorteando dificultados entre golpes de humor y sensibilidad en según que escenas. Para ello también se cuenta con un villano, un tipo que se cree el amo de la ciudad y que todos deben bailar a su son. El problema de la película radica en su guión, demasiado estereotipado y sencillo en su estructura.
El punto más cómico lo pone un simpático mono que recorrerá con nuestros protagonistas las calles de París. El diseño de animación en 3-D está bien conseguido, quizás le falta algo de movimiento y chispa, pero se ajusta bien a la caracterización de la época en que está inmersa la historia. "Un monstruo en París" tiene un buen ritmo, se apoya en sus buenos protagonistas, ofreciendo una muy entretenida película de animación. A su vez como todo film o casi todos de este estilo, las canciones son parte fundamental de la trama. Aquí se aleja de las típicas ñoñerías que suele ser habitual, y nos regalan unas bonitas canciones. La voz es puesta por Vanessa Paradis, junto a las composiciones de compositor Matthieu Chedid. En definitiva una buena película que nos hará disfrutar y trasladar a otra época donde los misterios eran muchas veces regados hasta que rompían el tiesto. 

A favor: su ritmo, sus personajes y sus canciones

En contra: su flácido guión y una animación algo acartonada


Puntuación general:7/10