Sociedad: La otra cara del espejo

Desde hace un tiempo (bastante largo todo sea dicho). La audiencia y seguidores están levantando una muralla que parece  será su propia tumba. Un fenómeno que está arrastrando a multitudes hacia un pasado, que en algunos casos no pudieron ver y asistir. Y en otros, simplemente porque solo quieren ver lo que ya conocen. Si, me estoy refiriendo a "las bandas tributo". Basta ya de tanta estupidez. Un proyecto como aquel lejano grupo que fue La Década Prodigiosa tuvo su gracia por cinco minutos. Pero hoy dia es tan demencial como sus propios seguidores. 
No vamos a negar que en algunos casos las hay muy buenas. 
Que transmiten muy bien lo que representan. Porque al final es eso. Una simple representación de una grupo o solista.
Lo más grave es sin duda la masa totalmente borreguil. Que en algunos casos es demencial.
Y que están haciendo que las salas y promotores busquen en esos impersonators. Un simple reclamo para llenar sus garitos.
Haciendo que cada vez los que de verdad curran por ofrecer temas propios. Se pasan horas en locales de ensayo. Componiendo material. Y perfeccionando su sonido. Se vean abocados al más absoluto destierro. Parte de ello también tiene culpa la televisión. Ofreciendo programas robóticos para mentes inertes. Donde el espectador es sometido a ver clones de las estrellas musicales. 
La situación parece no tener final. Y lo peor es que creo que va en aumento. Solo hace falta mirar la cantidad de carteles que pueblan las ciudades. Para comprobar cómo las bandas tributo no parecen tener límites. "Si estan ahi es por que hay demanda". Claro que la hay. Cuando las radios están nulas de estrellas de rock. Donde esa palabra que antes tenia un significado. Ahora perece ser un dinosaurio de tiempos pasados. Y que al público mas joven no parece sonarle de nada. 
Gente que paga en algunos casos precios desorbitados. Para ver unos tipos disfrazados de sus héroes. Antes de arriesgarse(que tampoco, pues yo mismo he ido a ver gente, que no conocía. Y que gracias a las tecnologías puedes chequear antes). Y asistir a grupos con propuestas propias interesantes.
El mundo musical va camino de ser representado en forma de estatua en cualquier plaza de x ciudad.  El final se acerca, y parece que nadie quiere ponerle remedio