EL PRINCIPE DE LAS TINIEBLAS

EL PRINCIPE DE LAS TINIEBLAS(1987)
El fracaso en taquilla que supuso su film anterior (Golpe en la pequeña China), hizo que John Carpenter firmara con la productora Alive pictures. Ese mal en la respuesta del público con su anterior film, fue como un golpe de efecto, pero en positivo. Ahora Carpenter tenía con la nueva productora el control absoluto de la producción, firmando también por varias cintas en el futuro. Con todo lo bueno que consiguió, el primero de estos films no resultó a mi entender una gran película. En 1987 llegaba esta cinta donde la mezcla de géneros en principio era bastante interesante. Por un lado es un film de posesiones, también tiene un toque de fantástico y de terror, pero aunque no se suele decir, para mi es claramente una peli de zombies. No obstante la amenaza más allá del supuesto diablo que habita en el sótano de la iglesia donde se desarrolla la acción. La amenaza real y visible son los mendigos que actúan como zombies, y en algunos casos, vuelven a la vida después de muertos. La historia nos cuenta como un sacerdote a su juicio cree haber descubierto que el Diablo vive en el sótano de una desvencijada iglesia. Pide entonces ayuda a unos jóvenes científicos para que les ayude a contener ese mal oculto. 
Carpenter contó con algunos de sus habituales para el reparto. Ahí están Donald Pleasence, Victor Wong o Dennis Dun. El film es bastante coral, sin personajes y actores especialmente destacados unos de otros (y por ahí tenemos también al gran Alice Cooper). Carpenter realiza una de esas películas que en pocos minutos ya imprime su marca que lo diferencia de otros directores. El guión lo firma el propio director pero bajo el nombre de Martin Quatermass(en homenaje al serial del Dr Quatermass). El guión es algo estrafalario, y que no llega a cuajar bien del todo. Carpenter consigue eso si un muy buen ritmo, donde acelera y frena según lo exige tanto el diálogo como la historia. 
Este film forma parte de lo que se conoce como la trilogía del Apocalipsis(junto a La Cosa que sería la primera, esta la segunda, y la tercera En la boca del miedo). La música como suele ser habitual viene de la mano del propio director, esta vez compartiendo tareas con Alan Howarth(como en algunas otras pelis). El film costó apenas 3 millones de dólares. Y recaudó en taquilla unos 14, que no está mal para estas producciones tan ajustadas de presupuesto. No estamos ante uno de sus mejores obras para mi, pues falla en algunos aspectos. Pero es un trabajo 100% Carpenter, para lo bueno y lo malo. Con esa atmósfera tan característica suya, entre malsana y misteriosa. Efectos especiales y de maquillaje, guión algo retorcido, mezcla de géneros y actores solventes. 

Puntuación general: 6/10