ESCUELA DE JOVENES ASESINOS

ESCUELA DE JOVENES ASESINOS(1988)
Una de esas cintas de instituto pero que a su vez es el lado contrario de lo que solían contarnos en los 80. La cinta es un claro ejemplo de comedia negra. Ambientada en el típico centro educativo americano. Chicas populares que hacen la vida imposible a otras. Tíos del equipo de fútbol con cero cerebro amargando la existencia de los más débiles, vamos, lo mil veces visto. Por lo que esta destaca en ese sentido de lo fuera de lo normal, con su humor negrísimo, y el trasfondo claro que contiene. Pongámonos en situación para saber que nos cuenta el guión. Verónica es una chica que pertenece a un grupo que se llaman las "Heathers"(como el título de la peli). Este está compuesto por tres miembras más. Todas ellas insoportables, rastreras y que tienen cero empatía por los demás,(entre ellas está Shannen Doherty). Nuestra Verónica interpretada por una joven Winona Ryder no pega mucho entre ellas. Cosa que inevitablemente ya se deja ver claro, pues ella usa su nombre. En el instituto hay un chico que parece diferente al resto. Indudablemente ellos conectan casi al instante. 
Ese chico es interpretado por Christian Slater. Entre los dos desatarán una oleada de crímenes justificados(eso es lo que piensan ellos). Pues se tratan compañeros de instituto que le hace la vida insoportable a otros. El film juega muy bien sus cartas en cuanto a proponer algo diferente. El director tras la cámara es Michael Lehmann. Que tras este debut haría films como Cabezas huecas, El gran halcón o La verdad sobre perros y gatos. Y que también estaría dirigiendo infinidad de capítulos de series como Dexter, Californication o True Blood. Sabe como imprimir carácter al film. Basculando muy bien entre la típica comedia de adolescentes, y una trama oscura. Cierto que un film como este realizarlo hoy día sería impensable. El humor que tiene sería tildado de psicópata, más teniendo adolescentes en el reparto y en el punto de mira del público al que va dirigido. 
Las maneras del dúo protagonista son a todas luces fuera de lugar, pero que es ahí donde su director quiere mostrar los problemas que azota(antes y ahora) a una sociedad y una edad concreta. Y para ello lo hace desde esa visión exagerada pero profunda. Un film que quiso(no sabemos si lo consiguió), romper con esas típicas pelis más insustanciales(aunque en muchos casos divertidas para un servidor) de adolescentes de fiestas salvajes y sexo sin freno. Un título que por cierto ya han convertido en serie de tv este mismo año. A saber que harán y con que fondo. Pero lo que está claro, es que este film es un gran toque de atención la dormida sociedad. Y que supuso aire fresco en ese cine juvenil de los 80.
Puntuación general: 7/10