Relato: MARTA


La casa se encontraba en lo alto del acantilado. Desde el interior se escuchaba romper las olas. El viejo señor Feldon no salía desde hacía quince años, tras la trágica muerte de su esposa. "Querida Marta", se escuchaba resonar entre las paredes de la casa. En una cantinela permanente y contínuo que el señor Feldon repetía sin cesar. 
Una noche la aldaba de la puerta de entrada golpeaba incesantemente. Como un ente, el señor Feldon se diririgió hacia la puerta. Frente a la entrada, giró el pomo infestado de telarañas y abrió la puerta. Frente a sus ojos, una mujer joven y bella, pero en sus ojos se notaba una sensación de miedo. Al verla su amada esposa le vino rápidamente a la mente. Aquella mujer era casi idéntica. Había llegado hasta allí impulsada por el acoso de un hombre al que no conocía. Y que venía persiguiéndola desde el pueblo más cercano.
Trás contarle el motivo, el señor Feldon le propuso que tomara un baño, y se pusiera ropa limpia. Ropa que había vestido su adorada esposa. 
Ella amablemente acogió su propuesta con mucha gratitud. Los ojos del señor Feldon parecieron volver a recobrar vida. Después de tantos años sumido en una tiniebla permanente. 
Le dio cobijo, cena y cama, la vistió con ropas de Marta. Dentro de aquella casa, aquella chica llamada Lisa jamás volvió a oír su nombre. Eso ya formaba parte del pasado. La casa del señor Feldon jamás volvió a abrir sus puertas. Aquel lamento que repetía una y otra vez el señor Feldon, jamás volvió a oírse. Pues había cobrado vida nuevamente. Aunque solo en la mente trastornada del señor Feldon

Relato escrito por Víctor.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL TERROR LLAMA A SU PUERTA

¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO?

EL AVENTURERO DE MEDIANOCHE