LOS ASESINATOS DE MAMA

LOS ASESINATOS DE MAMA(1994)
¿La película mas convencional de John Waters hasta ese momento?, sin duda. Pero no deja de tener el sello de su director, y eso aunque la cinta sea menos provocadora se deja notar para el agrado de los que seguimos su cine. La película aparecía en 1994, supuso un punto de irreverencia en la mirada de la típica familia americana. Desaparecía las situaciones, imágenes y diálogos más trash de su cine, pero seguía quedando su humor mordaz. Como protagonista la en otra época sex-symbol Kathleen Turner. Jugando con dos caras de una misma moneda. Por un lado la mamá ideal, esa que tan bien retrata (con mucha falsedad en la mayoría de casos) el cine americano. Y por la otra una mujer psicópata, que defiende a su familia con cualquier solución por muy drástica que sea. Las situaciones cotidianas son abordadas aquí con los más increíbles y expeditivos métodos.
En el film no podía faltar el séquito personal de actores que suelen acompañar al director. Mink Stole, Ricki Lake o Traci Lords. Si se encontrara entre nosotros sin duda que Divine tendría su hueco especial.
Una película divertida, con el humor negro por bandera. Tamizada para intentar que el público más convencional pasara por taquilla. Que no lastra para nada el sello de Waters.
La cosa monetariamente hablando no funcionó. La cinta no fue nada barata para los presupuestos que manejaba el, 13 millones de dólares. De los que solo recuperaron poco más de 7 millones y medio.
Es curioso como ese año 94 tenemos dos films distintos pero iguales en muchos sentidos. Pulp Fiction y Los asesinatos de mamá. Dos películas violentas contadas de distintas formas. Llevándose una la gloria y aplausos (a los que me sumo), pero que la que nos ocupa hoy debería recibir igualmente halagos más que justificados. Quién dijo que el trabajo de la ama de casa no podía ser divertido.

Puntuación general: 6.5/10

(post publicado en Dos formas de arte)

Comentarios

Entradas populares de este blog

ABIERTO HASTA EL AMANECER

EDEN LAKE

EL TERROR LLAMA A SU PUERTA